La banca reduce más del 50% su presupuesto destinado a obra social.

La obra social de las cajas de ahorros pende de un hilo. Se acabó eso de destinar una media del 25% del beneficio de la caja a la fundación, a la obra social. Ahora se trata de instituciones independientes y no instituciones dependientes de una entidad financiera. Esto se debe a que tienen que sobrevivir con escasos recursos por la crisis dada en nuestro país.

En sólo seis años los recursos destinados a la obra social de las cajas se desplomaron casi un 70% sobre la obra social de sus entidades. Pero ya no llega suficiente dinero.

Es más, sólo en los últimos 3 años, el dinero destinado a este concepto cayó casi a la mitad, esto es, un 42’2 %.

En 2008, las cajas destinaron 2.058 millones de euros a evitar la exclusión financiera y fomentar el desarrollo económico y el progreso social. Ese mismo año José Luis Rodríguez Zapatero presupuestó 2.287 millones para servicios sociales y promoción social. Es más, el presupuesto del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para ese año fue de 2.265 millones de euros.

Entre 2008 y 2011, años en los que el sistema financiero empezó a dar señales de deterioro, el dinero invertido en obra social se redujo en casi 1.000 millones, más de un 45%. En 2011, las entidades destinaron 1.124 millones a esta actividad. Fue a partir de esta fecha cuando la caída fue mayor. En 2013 la inversión fue de apenas 650 millones.

En España, hay entorno a 10.000 fundaciones de las cuales una treintena procede de las antiguas cajas de ahorros. Lo más llamativo es que éstas son las que acaparan todo el peso debido al elevado volumen de patrimonio que les dejaron las entidades.

La crisis dio un vuelco al destino de la obra social, que pasó de dedicar un 38% a asistencia social y sanitaria, en 2008, a incrementar ese porcentaje a más de un 48%, en 2012, atendiendo a los últimos datos disponibles.

El cambio de estructura de las cajas obligó a adoptar una nueva configuración en cuanto a sus aportaciones e ingresos en sus obras sociales. Así, en 2011, el apoyo económico de la entidad a la obra social suponía un 87% del total de los ingresos. En 2012, ese porcentaje se redujo un 75%.

Hay quienes aseguran que 2014 será el año en el que se toque fondo en el sector en materia de recursos. Es decir, el año a partir del cual empiece a aumentar el presupuesto de la obra social de las fundaciones. Es el caso del director general de la obra de La Caixa, Jame Lanaspa.

La Fundación de La Caixa es la excepción a la evolución que experimentaron el resto de instituciones. Este grupo fue la única que mantuvo su presupuesto intacto pese a los años de crisis económica.

 

13985345098586

 

Violeta López de Lerma Gómez

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: