Una treintena de viticultores asiste a la presentación del proyecto de una bodega cooperativa en Valdepeñas

El escenario que compuso la última campaña de vendimia, con una superproducción que colapsó a las principales bodegas y supuso días de incertidumbre entre los productores, por no tener garantizada la compra de su cosecha, inspiró a un grupo de agricultores, que de manera espontánea plantearon la idea de proyectar una cooperativa vitivinícola en Valdepeñas. Esta denominación de origen llegó a tener, hasta la década de los años 80, cinco cooperativas en las localidades incluidas en su zona de producción. La desaparición de las dos últimas, la Invencible y La Valdepeñera, eliminó la presencia de esta figura, de la nómina de bodegas en que se procesa el fruto de las cerca de 30.000 hectáreas de viñedo amparado.
Una primera reunión, antes de fin de año, concitó a viticultores cuya producción anual de uva sumaba unos 7 millones de kilogramos. El boceto que han elaborado, promotores de esta iniciativa y profesionales de la enología, como Gregorio López de Lerma y José Sánchez-Barba, agricultores también, ha sido presentado en un segundo encuentro, a una treintena de productores. Contempla una bodega con capacidad para molturar no menos de 10 millones de kilos de uva. El número inicial de socios que haría viable el proyecto serían unos 30, que realizarían una aportación de 3.000 euros. Las ayudas europeas de la OCM cubrirían entre un 25 y un 40 por ciento de la inversión, terrenos aparte. Sólo en suelo y su preparación, la inversión se elevaría a unos 170.000 euros. El presupuesto total supera los 4 millones de euros. Sumadas la aportación inicial y las ayudas públicas, el resto se financiaría mediante un crédito hipotecario a quince años, con un interés anual no superior al 5 por ciento.
La incorporación de una bodega cooperativa al mercado local de la uva, según afirma Gregorio López de Lerma (agricultor miembro de la organización agraria ASAJA), aportaría confianza y seguridad a un sector, demasiado dependiente de los grandes comercializadores a la hora de entregar un producto perecedero, a menudo sin conocer el precio de compra.

Fuente: Jaraiz

Olga Abad López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: