Así quedan las pensiones tras la reforma

Estos son los principales cambios que experimentará el sistema de pensiones a partir del próximo ejercicio:

Nuevo factor de revalorización:  A partir del año que viene, las pensiones ya no se revalorizarán anualmente según el IPC del mes de noviembre, como mandaba la ley. Desde 2014, el Gobierno  se servirá de una fórmula matemática para fijar cada año la cuantía en la que se actualizarán las prestaciones al coste de la vida. Esta fórmula tendrá en cuenta los siguientes datos: el importe de los ingresos y los gastos del sistema de Seguridad Social y la tasa de variación anual del número de pensiones contributivas y se calcularán tomando una media móvil de los cincos años anteriores, el año en curso y la previsión que haga el Gobierno para los cinco años siguientes.

Además, dicha fórmula incorporará la evolución del efecto sustitución, que consiste en la variación interanual de la pensión media del sistema de cada año, antes de aplicarle la revalorización. Y, finalmente, incluirá un último elemento de cálculo denominado velocidad de ajuste: es el número de años en los que cada Gobierno podrá trasladar el esfuerzo presupuestario, según haya déficit o superávit.

Topes mínimos y máximos:  Teniendo en cuenta todos los elementos dichos anteriormente, la fórmula matemática arrojará un porcentaje de subida o bajada de las pensiones para el año siguiente. Si bien, sea cual sea el resultado, la ley fijará un techo y un suelo. De esta forma, las prestaciones deberán subir como mínimo un 0,25% cada año y no podrán superar una subida igual al IPC del año anterior más un 0,50%. Así, la ley impide también que los Gobiernos bajen o congelen las pensiones, aunque la fórmula de revalorización lo aconsejara.

Revisión cada cinco años: El factor de revalorización no garantiza, sin embargo, el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, ya que estas podrán subir por debajo de la inflación anual, siempre que se respete el mínimo del 25%. Por ello, en este último trámite parlamentario en el Senado el Gobierno ha incluido en la ley el mandato para él mismo y todos los Ejecutivos futuros de evaluar, cada cinco años, la suficiencia del poder adquisitivo de las pensiones.

Supervisión externa:  La Autoridad Fiscal Independiente  será el organismo que evaluará cada año si los indicadores utilizados por cada Gobierno en la fórmula matemática que determinará la revalorización anual de las pensiones son creíbles y los adecuados.

Factor de sostenibilidad:  A partir del 1 de enero de 2019 entrará en vigor un nuevo elemento a la hora de determinar las cuantías de las nuevas pensiones que se den de alta en el sistema desde ese día. A los actuales parámetros que se usan para determinar la cuantía de la prestación de jubilación se añadirá un nuevo coeficiente que relacione la cantidad resultante con la esperanza de vida del pensionista en el momento de cumplir 67 años.

Este coeficiente se revisará cada cinco años en función de la esperanza de vida cada lustro. Así, cuanto más crezcan las medias de esperanza de vida, más recortada se verá la pensión inicial de los nuevos jubilados a partir de 2019.

Fuente: Cinco días y El País

Nuria Álvarez Ramírez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: