Obama: Se necesitan más ingresos impositivos para lidiar con el déficit

El presidente de Estados UnidosBarack Obama, dijo el domingo que se necesitan más ingresos impositivos en los próximos años para reducir el déficit de Estados Unidos, pero que el aumento de los impuestos no es un tema clave.

Obama, que consiguió la reelección en noviembre con promesas como la de subir los impuestos a los más adinerados, consiguió la aprobación a comienzos de año de un paquete legislativo que sube los impuestos a aquellos que ganen más de 400.000 dólares al año y a los hogares que obtengan más de 450.000.

En una entrevista retransmitida en directo en la CBS, dijo que el país puede reducir el déficit e invertir en educación sin volver a subir los impuestos si se aplican “recortes inteligentes del gasto” que reduzcan el derroche en el Gobierno, reformen los caros programas de Seguridad Social y acaben con brechas fiscales lucrativas.

“No creo que el tema ahora sea elevar los impuestos”, afirmó Obama.

“No hay duda de que necesitamos ingresos adicionales, junto con reducciones de gastos inteligentes para reducir nuestro déficit. Y podemos hacerlo en forma gradual de modo que no tenga un impacto enorme”, agregó.

El presidente afirmó que tratará de acabar con las deducciones que no están disponibles para todos los estadounidenses, refiriéndose sobre todo a una tasa pagada principalmente por los gestores de capital riesgo y asociaciones inmobiliarias.

“Simplemente queremos asegurarnos de que todo el sistema es justo, que es transparente, y que reduzcamos el déficit de un modo que no entorpezca el crecimiento”, afirmó.

 

La inestabilidad política en España e Italia desata las ventas en los mercados

El levantamiento la pasada semana del veto a las posiciones cortas sobre la Bolsa española ya dio una primera pista de la fragilidad del rally del que ha disfrutado el mercado español en el inicio de año. El Ibex reaccionó con dos sesiones a la baja y el cambio de tercio de los mercados se ha confirmado hoy, día en que los inversores han optado por vender a la vista de las nuevas incertidumbres políticas que surgen en dos de los países que más inquietud despiertan en los mercados, Italia y España.

El Ibex ha caído el 3,77%, hasta los 7.919,6 puntos, con lo que se despide del balance positivo en el año, que arroja ya una pérdida del 3%. Santaner se ha dejado el 5,7%; FCC; el 5,75%, Repsol, el 4,61% y Popular, el 5,16%.

Y en el terreno de la deuda, la rentabilidad del bono a diez años ha subido al 5,4%, un nivel al que no cotizaba desde hace más de un mes, mientras que la prima de riesgo se ha disparado 30 puntos, hasta los 382. Italia ha corrido una suerte similar, con una caída de la Bolsa de Milán del 4, arrastrada por el descenso de sus bancos, y un avance de 20 puntos de la prima de riesgo.

Las sospechas de una financiación ilegal en el partido que dirige Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, y el triunfo electoral que dan los últimos sondeos a Silvio Berlusconi en las elecciones que se celebran en Italia el 24 de febrero han devuelto la incertidumbre a los mercados y abierto la compuerta de las ventas. De poco ha servido el impuso alcista del viernes de Wall Street, en máximos de cinco años.

Vuelve el miedo: La corrupción y los cortos hunden al Ibex y acaban con los 8.000 puntos

El miedo ha regresado a la bolsa española. Lo ha hecho con ruido de sables y llevándose por delante los 8.000 puntos del Ibex, ahora desnudo ante la posibilidad de operar con posiciones bajistas. Y ha sido así por culpa del miedo a que los escándalos de corrupción política que sacuden a España terminen por tener efectos inesperados sobre el parqué, a lo que hay sumar el temor a que Berlusconi ascienda en Italia. Los políticos, otra vez, se la juegan al mercado.

No podría haber una combinación más perjudicial para el selectivo. El dinero, ya de por sí muy miedoso, ha huido ante la posibilidad de que los escándalos de corrupción deriven en consecuencias inesperadas que nadie puede ahora mismo calibrar. Y con la posibilidad de operar a la baja. Los inversores han descosido hoy al Ibex sin piedad. Lo han torturado a cámara lenta, castigando primero a bancos y constructoras pero luego disparando a todo lo que se movía y al son que marcaba una prima de riesgo otra vez al alza.

El Ibex pierde hoy un 3,7% y los 8.000 puntos, pero también buena parte de la credibilidad amasada durante los últimos meses, que eso es mucho más difícil de recuperar. Multitud de crónicas hacían referencia hoy a la inestabilidad política como una de las causas por las que el mercado se ha encogido como el papel de fumar. “Las crónicas son claras. La deuda periférica se cae por el miedo a los escándalos de corrupción en España, y ante la subida de popularidad de Berlusconi en Italia en las encuestas. No busquen más”, explican los analistas de Serenity Markets.

Por culpa de este miedo, la rentabilidad del bono español a diez años se ha ido a buscar niveles incómodos del 5,43% y la prima de riesgo ha saltado por encima de los 380 puntos básicos. Muy mala noticia para el Tesoro, que esta semana tendrá que colocar deuda por 4.500 millones de euros. Además, los seguros de impago contra los bonos de España -los CDS- han subido más de diez puntos.

Los inversores han ido destrozando al Ibex sin prisa pero sin pausa. Pasadas las once de la mañana, las bajadas apenas superaban el 1% pero ya la prima de riesgo se empezaba a mover al alza, señal inequívoca de que los bajistas se empezaban a preparar para destapar el tarro de las esencias. Cierto que han ayudado unos pésimos resultados de Commerzbank, que baja un 4% y arrastra al Dax. Pero la suerte del Ibex empezó a estar cantada poco después de abrir a la baja Wall Street, cuando el desplome se hizo intenso e indiscriminado.

Dentro del Ibex, el panorama es desolador. Mapfre, FCC, Santander e Indra se llevan un castigo del 5%, mientras que Popular, Acciona, Bankinter, Sabadell, BBVA, Repsol o Iberdrola retroceden más del 4%. Bancos, constructoras y grandes valores. Todos están metidos en el mismo saco, el que han utilizado los bajistas como ‘sparring’ para ir cogiendo la forma tras unos cuantos meses de sequía. Por arriba, solo Amadeus resiste en verde con una subida testimonial del 0,03%.

El euro también ha sufrido y al cierre de las bolsas europeas se movía con retrocesos hasta los 1,3545 dólares. En Alemania ha hablado Rajoy, quien ha anunciado ante Merkel más medidas este mismo mes para estimular el crecimiento. A los mercados les ha dado lo mismo. El foco de atención es otro bien distinto, los escándalos de corrupción. Pero Rajoy apenas ha dado más detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: