Euribor y Banca

El euríbor cierra noviembre con un mínimo histórico y rebaja las hipotecas 1.224 € al año

El euribor a doce meses ha cerrado el mes de noviembre con un mínimo histórico del 0,588 %, lo que supone un descenso del 71 % en un año que permitirá a las familias que revisen sus hipotecas en diciembre obtener rebajas en sus préstamos de 1.224 euros al año.

Una vez que el Banco de España confirme en los próximos días la tasa, una hipoteca contratada hace un año por un importe medio de 150.000 euros, con un plazo de amortización de 25 años, pasaría de pagar una cuota de 639 euros a una de 537, con lo que el ahorro anual sería de 102 euros mensuales o 1.224 euros anuales.

La rebaja no afectará a las hipotecas que incluyan una cláusla ‘suelo’ Tras caer este viernes al 0,574 %, la tasa diaria más baja de sus algo más de diez años de historia, este indicador, el más utilizado para el cálculo de hipotecas, ha marcado su quinto mínimo histórico del año y suma ya doce meses consecutivos de descensos y tres por debajo del precio oficial del dinero en la zona del euro (0,75 %).

No obstante, de este descenso sólo se podrán beneficiar aquellos préstamos hipotecarios que no incluyan una cláusula “suelo”, que les impide bajar de un determinado porcentaje -que ronda el 3 %- y beneficiarse, por tanto, de situaciones como la actual.

La Asociación de Usuarios de Bancos y Cajas de Seguros (Adicae) calcula que en España hay alrededor de cuatro millones de personas en cuyas hipotecas está contenida esta cláusula, motivo por el que la asociación ha presentado demandas contra cerca de un centenar de entidades financieras.

Según un informe presentado por el Banco de España ante el Senado en 2010, aproximadamente un tercio de las hipotecas existentes estaban sujetas a cláusulas que limitan las oscilaciones de los tipos de interés.

Durante este otoño el euríbor ha llegado a encadenar una racha de 76 sesiones consecutivas de descensos que se interrumpía el pasado día 20, y que reanudaba el jueves 22, en la que ha sido la segunda mayor racha bajista de su historia después de que entre diciembre de 2011 y mayo de este año sumara 99 jornadas consecutivas de descensos.

 

La CNMV pone coto a la venta masiva de productos financieros

Si una entidad ofrece a un cliente un producto que no es adecuado para él, a partir de ese momento el cliente formará parte de un registro para evitar que se le puedan volver a ofrecer productos no adecuados. Esta es una de las novedades que recoge la última circular que la CNMV ha puesto hoy a consulta pública.

Este documento desarrolla las nuevas obligaciones de información a los clientes sobre los resultados de los test de conveniencia e idoneidad en la comercialización de los productos financieros. “Esta normativa pretende ayudar al inversor minorista a entender mejor si el instrumento que va a adquirir se adapta o no a sus necesidades”, explica el organismo supervisor a través de una nota.

Entre las nuevas obligaciones destaca la necesidad de proporcionar por escrito al cliente del asesoramiento financiero una descripción clara de cómo se ajustan a sus objetivos y perfil cada una de las recomendaciones de inversión que se le hagan y que éste deberá firmar. En el caso de la evaluación de la conveniencia, para otros servicios diferentes al asesoramiento, se deberá asimismo entregar al cliente una copia del documento que recoja la evaluación realizada y que deberá ser firmada. Si no se ha podido realizar dicha evaluación, porque no se ha proporcionado información suficiente, la entidad deberá, asimismo, advertirle y recabar la firma del cliente junto con la expresión manuscrita “Sin evaluación de conveniencia por información insuficiente” .

Por otro lado, el documento señala que cuando realizada la evaluación, la entidad considere que el producto no es idóneo para el cliente, deberá advertírselo y, si se trata de un producto complejo, además deberá recabar junto al texto de advertencia la firma unida a la expresión manuscrita “Advertido/a operación no conveniente”, por parte del propio cliente.

Además de las nuevas obligaciones contenidas en la Circular, y dentro de las últimas medidas de mejora de la protección del inversor minorista, la CNMV puede obligar a que, en la información que se entregue a los inversores con carácter previo a la adquisición de un producto financiero y en su publicidad, se incluyan advertencias y, en particular, de que se trata de un producto no adecuado para inversores no profesionales debido a su complejidad.

El plazo para el envío de comentarios sobre la Circular finaliza el próximo 30 de noviembre.

 

La banca recurre al alquiler para aligerar el stock de casa

El mercado inmobiliario continúa en estado comatoso. Y es que, aunque las ventas de casas subieron un 0,9% en septiembre animadas por los cambios fiscales que se avecinan, lo cierto es que la caída de las cifras es un hecho. En este contexto, la banca se ha convertido en la propietaria de la mayor parte del stock de casas a raíz de las numerosas hipotecas impagadas. La dificultad para acceder al crédito, además, ha complicado de una manera evidente la salida de este excedente, por lo que desde hace tiempo las entidades financieras ofrecen descuentos en los precios de venta e, incluso, rebajas adicionales en determinadas promociones.

Ante esta complicada situación, el alquiler se ha alzado como una alternativa atractiva. En 2006, en plena burbuja inmobiliaria, el porcentaje de familias que residía en un piso de alquiler era del 13,56%, mientras que en mayo de este año la población que se decantaba por esta opción era del 17%. Pese a todo, esta cifra aún está lejos de llegar a los niveles de algunos países de Europa. La media europea alcanza el 30% e incluso en algunos países como Alemania escala al 47%.

De hecho, para fomentar el alquiler y facilitar el acceso a la vivienda, la ministra de Fomento, Ana Pastor, presentó hace poco más de seis meses una flexibilización de la normativa de arrendamientos urbanos relativa a la duración de los contratos de alquiler. Como ingrediente añadido, la necesidad de aumentar la oferta de alquiler llevó al Gobierno a dar otra vuelta de tuerca al impuesto de sociedades el pasado mes de agosto. A partir de ese momento, las empresas que invirtieran en vivienda para el alquiler pasarían de tributar del 10% al 8% por el valor del inmueble, con excepción de las Socimi (sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario), que dejaban de pagar al fisco.

Con este telón de fondo, las entidades han puesto en marcha plataformas para el alquiler de viviendas. Un stock en el que predomina la obra nueva, de las promociones que han asumido las entidades por créditos fallidos al promotor, pero en el que también se encuentran viviendas de segunda mano a precios más asequibles y llegadas a la entidad por desahucios o daciones en pago.

Bankia, por ejemplo, ofrece viviendas en alquiler a través de Bankia Habitat, una filial en la que se agrupan todos sus activos inmobiliarios. La entidad, una de las más expuestas al ladrillo, ofrece en alquiler viviendas de segunda mano que van desde los 180 euros por un piso de tres dormitorios en Alicante, a los 850 euros por uno de cuatro habitaciones en Madrid capital. El banco pide a los interesados que realicen un contrato de reserva del alquiler, previo a la firma, en el que se exige la retención del importe de la renta de un mes en una cuenta de la entidad mientras se estudia la idoneidad del cliente. Asimismo, en la cartera de la entidad abunda la oferta de pisos de segunda mano en venta con precios a partir de 30.000 euros en Madrid capital o 10.000 euros en localidades valencianas.

Por su parte, BBVA gestiona sus inmuebles en alquiler tanto a través del portal BBVA Vivienda como a través de pequeñas inmobiliarias locales. La web de la entidad ofrece casas con descuentos de hasta el 27% en promociones de vivienda nueva en ciudades como Murcia, Orense, Málaga o Valladolid. Sus precios van desde los 280 euros, en el caso de un piso de un dormitorio en Valladolid, con garaje y trastero incluido, a los 1.100 euros por una vivienda de tres habitaciones y 165 metros cuadrados en Calviá (Baleares) con garaje, trastero y piscina. La entidad presidida por Francisco González delega también la gestión de sus inmuebles de renta en pequeñas inmobiliarias. Así sucede en varias promociones con las que cuenta en la zona del Pasillo Verde de Madrid que exigen, además de las condiciones habituales para la firma del contrato, depósitos o avales bancarios.

Altamira, la encargada de comercializar los inmuebles de Santander, ofrece en renta pisos tanto de obra nueva como de segunda mano, en los que exige el mes corriente y el de fianza. En este momento, la sociedad está ofertando alquileres con hasta dos meses de carencia el primer año. Sin embargo, su oferta de venta se centra en la obra nueva con viviendas a partir de 60.000 euros en la Comunidad de Madrid.

Asimismo, Sabadell comercializa sus inmuebles a través de Solvia, que cuenta con una multitud de pisos en venta así como de algunos en régimen de alquiler. En concreto, ofrece viviendas de una, dos, tres y cinco habitaciones en el Barrio de Salamanca de Madrid a partir de 930 euros mensuales. Para poder acceder a ellos es necesario contar con un contrato de trabajo, presentar las tres últimas nóminas, dar un mes de fianza y tres meses de garantía adicional (aval o depósito en efectivo).

Sin descuentos pero con mensualidades gratis es la oferta de Servihabitat, el vehículo de CaixaBank para la venta y alquiler de inmuebles. La plataforma, que alquila determinadas promociones de obra nueva en el centro de Madrid con hasta tres mensualidades gratis, exige un mes de fianza, la renta del mes corriente y el de agencia para la firma del contrato. En cuanto a la venta, Servihabitat ofrece viviendas a partir de 60.000 euros en las cercanías de Barcelona, mientras que en otras provincias como Toledo cuenta con una amplia oferta de viviendas desde 27.000 euros.

Esta semana el Ejecutivo ha actuado de urgencia para solventar el drama de los desahucios y ha aprobado un paquete de actuaciones que incluyen la paralización de nuevos desalojos para las familias más vulnerables, con unos ingresos inferiores a 19.164 euros al año, y con la puesta en marcha de vivienda social para realojar a los ya afectados por embargos, cuyas condiciones se desconocen aún. Hasta ahora, la obra social de las cajas de ahorros era la encargada de paliar la problemática del acceso a la vivienda con programas de casas asequibles. Es el caso de La Caixa, que cuenta con un programa de alquiler solidario que este año ha ofertado pisos con rentas mensuales de entre 80 y 325 euros.

Sin título

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: