Turbulencias del sistema de Seguridad Social

UN FUTURO ENTRE TINIEBLAS

El auténtico seísmo demográfico que vivimos junto a la profunda crisis económica hace imposible que el sistema español de pensiones, pueda seguir manteniendo en el futuro sus señas de identidad. Magníficas noticias como el aumento de la esperanza de vida sea de 19,1 años para los varones y de 23,1 años para  las mujeres, tienen un terrible efecto en la sostenibilidad del sistema. En 2010 la tasa de dependencia se situó en el 48,6%, decir 48,6 personas dependientes menores de 16 años y menores de 65 años por cada 100 en edad de trabajar, y según el INE (Instituto Nacional de Estadística) aumentará hasta el 55,2% para el 2019. Para 2025 la cifra actual de 8711000 pensiones se elevará aproximadamente a 11 millones, y alcanzará los 17 millones en 2050. Si le añadimos el preocupante descenso de la natalidad 1,39 hijos que está por debajo del umbral de la reposición demográfica, obtenemos que la pirámide de población está perdiendo su base al mismo tiempo se constata una reducción de la vida activa ya que los jóvenes se incorporan más tarde al mercado laboral.

En solo cinco años, los afiliado a la Seguridad Social, han caído 2 millones y medio de personas, ello sitúa la relación entre cotizante y pensionista en un preocupante 2,05, un índice que cae al 1,86 si la correlación se efectúa entre cotizantes y el total de pensiones contributivas en vigor. La situación es grave y el futuro entre tinieblas. Esto ha obligado a los países europeos entre ellos España ha realizar reformas en este ámbito.

¿Es solución el Fondo de Reservas? No, esa es la respuesta, el  Fondo alcanzó una cuantía de 66814,99 millones de euros a 31 de diciembre de 2011, lo que equivale al 6,2% del PIB, una cantidad importante, pero no garantiza  la subsistencia futura máxime porque España gasta algo más de 100000 millones de euros en pensiones al año.

Decía Flaubert que “el futuro nos tortura y el pasado nos encadena, he ahí por qué se nos escapa el presente”.

La reforma es inevitable, y será la senda por la que tendrá que caminar la sociedad española para despejar su futuro.

 

LA SEGURIDAD SOCIAL, SIN LIQUIDEZ EN ENERO

La caja de las pensiones, anotó cobros hasta agosto por 68000 millones, pero solo recaudó 65700 y gastó 66225. Ni con el rescate del fondo de reserva, tendrá suficiente para las nominas.

La crisis de liquidez que colapsa la economía española, ha impactado con fuerza en la caja de las pensiones. La Seguridad Social obtiene cada vez menos ingresos por la enorme reducción de empleo, y por la reducción de las bases de cotización de los trabajadores que ha provocado la caída de los salarios.

Hasta junio, el sistema podía hacer frente al pago de las pensiones con la recaudación de las cotizaciones,  en cambio en julio, cuando se concretó el pago de 15000 millones de la nómina mensual más las paga extra, el gobierno tuvo que echar mano del fondo de mutuas para hacer frente a los gastos. Y ahora ha recurrido al rescate de 3063 millones del Fondo de Reservas, para dotar el fondo de liquidez que va a necesitar probablemente para  completar de pagar la nómina de octubre e ir pagando de aquí a final de año. Pero en diciembre, cuando coincida la paga del mes con la extraordinaria, los 3063 millones no serán suficientes. Los expertos en Seguridad Social aseguran que se tendrá que pedir un crédito antes de fin de año, para poder hacer frente a pago de las pensiones.

¿Por qué tiene problemas de liquidez la caja de las pensiones? Independientemente de que se recauda menos por la crisis, lo grave es que la recaudación es muy inferior a os ingresos reconocidos, es decir, que se han contraído derechos recaudatorios que no entran en la caja. Además de que los gastos se han acelerado. La Seguridad Social, ha anotado que las empresas le deben 68149 millones, pero hasta ahora solo han cobrado 65700 millones, es decir casi 2500 millones menos. De esos 65700 millones realmente recaudados el gasto solo en pensiones contributivas, fue hasta agosto de 66217 millones, frente a los 63494 millones de hace un año. Es decir, los pagos han crecido un 4,29% (2723 millones más). La creación de empleo podría salvar la situación. El Gobierno ante esta situación prepara un acuerdo con las recomendaciones de Bruselas, la remisión a la Comisión del Pacto de Toledo en algunos cambios de la reforma del sistema que entrarán en vigor en enero.

La edad de jubilación en España actualmente está en casi 64 años (la más alta de toda la UE). El Gobierno suprimirá la jubilación parcial que ha supuesto un coste anual de 2704 millones. También quiere retrasar la jubilación anticipada. La reforma eleva a partir de 2013 la edad de 61 a 63 si fuera voluntaria, pero es posible que la eleve hasta los 64,5 o 65 años, para acercar esta edad a la legal de jubilación que será de 67 años (la implantación progresiva de esta edad de jubilación, también se acortará).

Bruselas exige haya rescate o no que se modifique la ley que permite revalorizar las pensiones con la desviación del IPC, ya que ahora supondría una carga inasumible para el sistema y el déficit.

CAMBIAR HOY PARA SOBREVIVIR MAÑANA

Suecia, Nueva Zelanda o México han apostado por una reforma del sistema de pensiones. No se trata de privatizar, sino adaptar los modelos a los desafíos de envejecimiento y crisis.

 

Desde hace décadas, las pensiones, son el elefante en la habitación, el tema que todos tienen en mente, pero pocos se atreven a meter mano. Es un tema polémico, con el que se mete miedo, se hacen campañas y se pierden elecciones.

La pirámide de población de España y Europa no engaña, las tasas de natalidad no aguantan el paso del tiempo, y los países que tengan un sistema de reparto y sustitución, lo van a pasar mal, y ahora se está acentuando más aún, porque la generación de los babys boomers está en periodo de jubilación.

Suecia, Nueva Zelanda y Chile, han apostado por un cambio profundo hacia el modelo mixto, o directamente de capitalización (“prestaciones definidas” a “contribuciones definidas”).

CHILE. Aunque el modelo de capitalización chilena quizás no sea exportable al resto del mundo, al menos ha demostrado que existen alternativas viables y mucho margen de maniobra, como indican los datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos) .El proyecto es sencillo, dejar a manos del trabajador y no del Estado, la administración del dinero con el que se financian las pensiones. En lugar de cotizar cada mes, el trabajador debe depositar por ley, el 10% de su nómina, este dinero se coloca en empresas privadas AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones) y hay cinco opciones diferentes en rentabilidades y riesgos, el cotizante elije la que más le convence.

SUECIA. En el tema de las pensiones, Suecia también es un ejemplo a seguir, el único país de Europa que durante la crisis sigue creciendo con normalidad. En el país nórdico, los trabajadores tienen cuentas propias en las que se van registrando aportaciones a lo largo de la vida laboral (y no los 15 mejores años, como antes).

ALEMANIA. En los años 50 del pasado siglo, Konrad Adenauer sentó las bases del sistema de pensiones con la llamada renta dinámica que las adaptaba cada año no a la inflación, sino a la subida media de salarios. En 2005 sin embargo, la modificación de la pirámide de población, obligó a una reforma del sistema de pensiones, que ampliaba progresivamente la edad de jubilación, desde los 65 hasta los 67 años, y garantizaba, que ninguna pensión quedara por debajo del 46% del promedio de retribución de todos los ocupados, así como las cuotas de seguros de pensiones no supere el 22% hasta 2030.

ESTADOS UNIDOS. En un país donde la autosuficiencia es un valor nacional, los planes de pensiones privados son habituales, cerca de la mitad de los trabajadores, tienen algún tipo de plan, a menudo pagados por las empresas, así obtienen desgravaciones fiscales generosas. Los trabajadores que suelen cambiar a menudo de trabajo, se pueden llevar su bolsa de pensiones, en las que son responsables de los riesgos y beneficios con lo que ello conlleva. En cualquier caso siempre queda el sistema de pensiones público al  que puede acceder cualquier ciudadano. Este sistema, sin ninguna reforma, puede quedarse sin recursos en 2037.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: