Tres ideas para reducir el impacto de la subida del IRPF

La subida del IRPF aprobada por el Gobierno comenzará a notarse ya mismo, en la próxima nómina de febrero. Por este motivo, urge tomar medidas para aminorar el impacto de la reforma en el bolsillo de los contribuyentes. Los expertos explican que, aunque el aumento de la presión fiscal deja poco margen a la interpretación, siempre es posible encontrar un resquicio por el que colar medidas que reduzcan el perjuicio. La clave está en intervenir en la configuración de la base imponible, para reducirla al máximo posible.

Borja Montesino-Espartero, socio de PwC Tax & Legal Services, cree que hay alternativas en la legislación que estaban “semi-durmientes” y es posible emplear con este fin. La reforma “está estimulando la creatividad retributiva. Tras el golpetazo (de la subida fiscal), el hambre ha agudizado el ingenio”, explica con sorna este experto. He aquí tres de sus sugerencias:

1.- Planes de compensación flexible. Se trata de configurar la nómina de manera que favorezca una mejor fiscalidad para el empleado. Es tan sencillo como sustituir la retribución en metálico por el pago en especie. Seguros médicos privados, coche de empresa o ticket de restaurantes son algunas de las opciones más habituales, pero hay muchas más: el alquiler de una vivienda, la compra de un ordenador, el abono de la conexión a internet o los programas formativos son algunas de las posibilidades. Por inusual que nos resulte que la empresa pague nuestro alquiler al inicio de cada mes,  la filosofía del “págame como yo quiero ser pagado, no como tú deseas pagarme” está cada vez más extendida en la sociedad corporativa española, según Montesino-Espartero. Además, es mucho más sencillo de lo que pudiera parecer. Por ejemplo, en el caso del alquiler de vivienda, ya no es necesario que la empresa figure como arrendataria, sino que este papel puede recaer en el trabajador. La compañía sólo quedaría encargada de pagar la mensualidad.

2.- Exención por los trabajos realizados en el extranjero. La legislación actual permite una exención de hasta 60.100 euros por la prestación de servicios en el extranjero. La condición es que la prestación del servicio obligue a desplazarse al trabajador y que el beneficio de la actividad se quede fuera. En realidad, esta norma se introdujo en España en 1998 para favorecer la internacionalización de la actividad. Sin embargo, tanto su flexibilización a lo largo del tiempo como los elevados tipos aplicables en el IRPF (especialmente en las rentas elevadas y comunidades más gravosas como Cataluña), hacen cada vez más interesante realizar el esfuerzo adicional de burocracia que exige justificar la actividad en el exterior.

3.- Rentas irregulares con deducción del 40%. Los rendimientos irregulares son los rendimientos por rentas del trabajo que se generan a lo largo de más de dos años. La legislación tributaria les da un trato especial para atender al principio de progresividad del impuesto. En vez de tributarse por el 100% de estas rentas en el año que se perciben, se practica una reducción del 40%.  Desde 2011, esta reducción del 40% tiene un tope de 300.000 euros.

La Declaración de la Renta puede variar hasta en 3.000 euros dependiendo de la Comunidad

La divergencia fiscal entre Comunidades Autónomas puede provocar que la diferencia en el pago de la Declaración de la Renta varíe en más de 3.000 euros. Aunque el tipo marginal en el IRPF es similar en casi todas las regiones, las deducciones aplicables distorsionan la cuota final.

El presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, Valentí Pich, califica el modelo fiscal autonómico de “estrambótico”. Y es que dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se realice la Declaración de la Renta puede variar sustancialmente. Por ejemplo, para una pareja con dos niños pequeños con una renta anual de 43.000 euros en Extremadura, Asturias y Aragón pagará a Hacienda casi 3.700 euros; mientras en Castilla y León la cuota ascenderá 250 euros.

La diferencia es un caso extremo, ya que en la comunidad castellana la deducción por hijo asciende a 700 euros en el supuesto y de guardería a 1.100 euros, mientras en las otras regiones no tienen. Pero es significativo hasta donde puede llegar el distinto tratamiento fiscal entre Comunidades Autónomas. Pich señala que es una forma de competir. “El IRPF puede influir para decidir el domicilio fiscal”. Sin embargo, los tramos autonómicos sobre rentas bajas y medias no varían mucho tras las últimas subidas. La mayoría de comunidades sitúan el tipo marginal al 12%. Sólo Madrid y La Rioja lo mantienen al 11,6%. El gerente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), Luis del Amo, ha señalado que tras la subida estatal del IRPF aquellas comunidades autónomas que ya han incrementado sus tipos no tienen más margen de maniobra, por lo que lo único que podría pasar es que las que aún mantienen tipos inferiores a los que se aplicaban en 2010 se pongan al nivel del resto”.

Los expertos señalan que la subida estatal del IRPF más la de los tramos autonómicos han colocado a España entre los cuatro países con el impuesto más alto en Europa. “Esta situación puede disuadir a algunas personas a establecer su residencia en España”.

Las mayores diferencias están a partir de los 70.000 de renta bruta. En Asturias, hasta los 110.000 euros es la comunidad donde más se paga con una cuota de 40.412 euros frente a los 39.853 euros de Madrid. La última ha sido la Comunidad Valenciana que se ha unido a añadir tramos con tipos impositivos por encima del 21,5% como ya lo habían hecho Andalucía, Asturias, Cantabria, Cataluña, Extremadura y Murcia.

Donde se producen las distorsiones son en las deducciones. Los contribuyentes de la Comunidad Valenciana se pueden aplicar hasta 20 tipos de deducciones que van desde adopciones, familia numerosa hasta deducciones por inversiones en determinados recursos energéticos. Le siguen Extremadura y Castilla y León con 18. Donde existen menores deducciones son Aragón, Cantabria y Castilla-La Mancha con ocho. Las deducciones por circunstancias personales y familiares: son muy numerosas y, generalmente, bastante limitadas en su cuantía. Según destaca el estudio del REAF sobre impuestos autonómicos, bastantes Comunidades regulan deducciones por adquisición de vivienda o por segunda residencia, muchas tienen deducciones para emprendedores, también para el capital semilla y otras por inversiones medioambientales. Además, en 2012 en alguna se refuerza, con carácter temporal, la deducción del Estado por obras de mejora en viviendas.

Así será tu próxima nómina

Los aumentos impositivos en las tablas salariales y rentas del ahorro tras la subida del IRPF que se comenzará a aplicar a partir de este mes de febrero.

Las nóminas de los trabajadores notarán a partir de finales de febrero las nuevas retenciones por la subida del IRPF anunciada por el Partido Popular el pasado 30 de noviembre.

La subida irá desde el 0,75%, para los ingresos inferiores a 17.707 euros, hasta el 7% más que pagarán las rentas a partir de 300.000 euros. Para rentas del entorno de los 50.000 euros, la subida de las retenciones se situará en alrededor de dos puntos. Para ingresos de unos 30.000 euros, el incremento será en torno a 1,5 puntos.

Las tablas salariales (anuales) quedan así:

Si cobras hasta 9.500 euros: ningún incremento.

Hasta 12.000 euros: 20,45 € más (solteros sin hijos) o nada (casado con dos hijos).

Hasta 16.000 euros: 53,86 € más (solteros sin hijos) o nada (casado con dos hijos).

Si ganas 20.000 euros: 81,95 € más (solteros sin hijos) o 27,38 € más (casado con dos hijos).

Si ganas 30.000 euros: 248,88 € más (solteros sin hijos) o 151,81 € (casado con dos hijos).

Si ganas 45.000 euros: 606,55 € más (solteros sin hijos) o 475,48 € (casado con dos hijos).

Si ganas 70.000 euros: 1.471,35 € más (solteros sin hijos) o 1.306,28 € (casado con dos hijos).

Si ganas 110.000 euros: 3.071,35 € más (solteros sin hijos) o 2.906,28 € (casado con dos hijos).

Si ganas 220.000 euros: 8.819,08 € más (solteros sin hijos) o 8.586,01 € (casado con dos hijos).

Si ganas 400.000 euros: 20.567,94 € más (solteros sin hijos) o 20.300,87 €(casado con dos hijos).

Las rentas del ahorro quedan así:

Si percibes unos intereses de 4.000 euros, tendrás que pagar unos 80 € más que ahora.

Si percibes intereses de 20.000 euros, tendrás que abonar unos 800 € más.

Si percibes intereses de 100.000 euros por plusvalías, acciones o revalorización en la venta de un piso, tendrás que pagar unos 6.000 € más que ahora.

Ángela Barchino Manzanares

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: