Diez propuestas para cambiar el Inem

Saber qué profesionales necesitan las empresas y facilitar los candidatos más adecuados es una de las medidas que podría mejorar los Servicios Públicos de Empleo. Otras posibles acciones para que estas oficinas sean más eficaces serían incentivar a los funcionarios que fomenten el descenso del desempleo y que motiven a los parados en la búsqueda de un puesto de trabajo.

La mayoría de la población acude a las oficinas del antiguo Inem para tramitar su prestación, mientras visita portales de empleo, rastrea en las redes sociales, busca en anuncios en prensa, webs de empresas de trabajo temporal (ETT) o, simplemente, recurre al boca a oreja.

Según los datos de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) sólo 2,9 de cada cien colocaciones son gestionadas por los SPEE.

Sólo un 5% de las incorporaciones a una compañía son parados que proporciona el antiguo Inem. A algunos directivos con más de veinte años de experiencia en recursos humanos les cuesta recordar contrataciones a través de la Administración.

A pesar de que desde el departamento que dirige Valeriano Gómez se ha intentado acercar y conectar las necesidades de los empleadores con los SPEE, queda mucho camino por recorrer para que este organismo logre incorporar a los más de cuatro millones de parados en el mercado de trabajo. ¿Qué necesita el antiguo Inem para ser más eficaz?

1.  Colaboración con las ETT. Según Trabajo, ya hay 22 agencias privadas de colocación autorizadas para operar, y Manpower se ha convertido en la primera entidad colaboradora con los SPEE para realizar labores de intermediación.

2.  Conectar con la empresa. “Los funcionarios tienen que salir a la calle, acudir a las compañías, conocer qué perfiles demandan e identificar las vacantes de trabajo”

3.  Reclutamiento.“La Administración cuenta con una base de desempleados muy numerosa que, bien gestionada, podría resultar muy útil”. Ángel Cruz, reconoce que el Servicio de Ocupación de Cataluña (SOC) les proporciona candidatos: “Son muy rápidos enviando currículos, pero pocas veces los perfiles encajan con los puestos que debemos cubrir”.

4. Becas. Una de las mejoras que proponen los directivos es potenciar las prácticas de los desempleados en las compañías, una medida que ya ha promovido el Gobierno para los jóvenes de entre 16 y 25 años pero que aún no ha calado.

5. Formación. Joan Torrent, director de la UOC Business School, dice que dos tercios de los trabajadores poseen una formación que se puede mejorar: “Sólo se prepara a personas formadas. Hay pocas iniciativas para los no formados”. Éste es el reto que, en su opinión, tienen por delante los SPEE: “Hay que poner orden en los cursos de ocupabilidad”.

6.  Segmentación. Dottie pone un ejemplo: “En Reino Unido aplican una segmentación para focalizar su trabajo en las personas que realmente lo necesitan. Se apoyan en relaciones con empresas privadas para colocar a las personas más empleables incentivando y facilitando la incorporación de individuos que hayan cobrado subsidios de desempleo”.

7. Motivación. Sandalio Gómez afirma que “si se motiva al desempleado formándole, diciéndole dónde y cómo buscar, el paro se reduciría en un millón de personas”– y a los funcionarios que trabajan en los SPEE sería un acicate para la contratación. Muñoz propone incentivar económicamente a los trabajadores de los servicios públicos según su contribución a la creación de puestos de trabajo.

8. Más personal. El incremento del número de desempleados ha provocado una saturación en el antiguo Inem.Gallego expone que “los funcionarios dedican más del 50% del tiempo a tareas administrativas”, lo que deja poco margen para ofrecer servicios de empleo personalizados.

9.  Escasas opciones. “El 91% de las ofertas que llegan a los SPEE exigen escasa formación o ninguna cualificación”, asegura el responsable de UGT, quien se pregunta dónde están los puestos para los profesionales cualificados. Esta situación deriva en que los desempleados contemplen el antiguo Inem como un mero gestor de prestaciones. Así, los SPEE deben captar ofertas adecuadas a todos los parados.

10. Recolocación. Insertar al colectivo de más de 45 años es uno de los retos de los SPEE pero que, según Nekane Rodríguez de Galarza, directora general de Creade Lee Hecht Harrison, continuará siendo un desafío a no ser que los SPEE deriven parte de este colectivo a firmas privadas a las que paguen por ello, igual que lo hacen para la subcontratación de otro servicio: “Somos complementarios. Hay que dejarse de mediocridades y asumir que algunas empresas están preparadas para prestar ese servicio. Asumamos de una vez qué funciona bien y qué no. Es la única manera de ayudar a sacar al país de dónde está”.

Más información sobre la noticia

Vicenta Megía Molero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: