La Banca ética

¿Nunca os habéis planteado la posibilidad de que exista otro tipo de banca, distinta a la tradicional? Yo llevaba bastante tiempo dandole vueltas al asunto, y como ya he dicho en alguna ocasión, me gusta bastante leer medios de comunicación alternativos. Hoy mismo, he leído este en el “Diario Ecosocialista“, he visto un muy buen artículo sobre la banca ética, y no me refiero al grupo que han formado una serie de cajas llamado “Banca Cívica”, sino a la banca ética de verdad. Uno de los ejemplos es el Banco Triodos, ejemplo de banco ético en Europa y España. Este banco destaca por tener tres grandes ámbitos de actividad, tres áreas en la que invertir prioritariamente el dinero de sus clientes: “Por un lado, la economía social, cooperativa, como empresas para discapacitados, iniciativas para gente sin empleo, etc.; por otro, el medio ambiente, con entidades de carácter ecológico, de conservación de los bosques…; finalmente, una vertiente cultural y educativa”.

Este banco no ha necesitado ayudas estatales de ningún tipo ante la situación de crisis económica. Y esto se debe, según su propio director a: “Fundamentalmente, por el modelo de negocio que desarrollamos: solo invertimos en economía real, en organizaciones que generan productos y servicios necesarios en clave de sostenibilidad: agricultura ecológica, energías renovables, comercio justo, apoyo a grupos en riesgo de exclusión social…”

Ahora, y aquí viene una de las claves de esta entrada en sí, entonces, ¿por qué no tiene una gran cuota de mercado estos bancos si son tan buenos como parecen?

La respuesta es la siguiente: Se trata de una cuestión de hábitos: Uno va al banco, como mucho, una vez al año a pedir un préstamo. Pero lo financiero no ocupa un lugar central en la actividad diaria de estos bancos, como el consumo o el trabajo. Además, falta la proximidad física, el reconocimiento e imagen de marca -si no ves todos los días un banco en la calle es como si este no existiera-, etc. Hace falta por ello una mayor “cultura financiera”, por llamarlo de alguna forma. Cuando vas al banco, no preguntas al empleado cuándo te van a devolver el dinero depositado, cómo van a generar el beneficio para poder devolverlo en su momento, qué tipo de interés aplicarán en otras operaciones para ello… Sin embargo, cuando el banco te lo presta, a ti te hace muchas preguntas. ¿Por qué no hacer que las cosas sean de otra manera?

Ahora quiero que se vea también la mayor ventaja de este tipo de banca. Estos bancos tienen mucha mayor solvencia de la que pueda tener un gran banco o una caja de ahorros. No especulan con el dinero de los depósitos, cuando los grandes problemas de la crisis financiera han venido de la especulación inmobiliaria. Todo parece indicar que la actual arquitectura financiera tiene fallos muy importantes. Quizá sea el momento de probar algo diferente, por el bien de todos.  

Angel José Caballero Caballero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 18 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: